El crecimiento de la UE y de la eurozona se ralentizará en 2011 por la retirada de las medidas de estímulo, a los planes de ajuste aprobados por la mayoría de Gobiernos y al descenso de las exportaciones por la reducción de la demanda mundial

Bruselas, sin embargo, confía en que el crecimiento de la Unión Europea vuelva a remontar en 2012.

En concreto, la Comisión Europea prevé que la economía de la UE crezca este año un 1,8%, se modere al 1,7% en 2011 y vuelva a despegar hasta el 2% en 2012. (1,7%, 1,5% y 1,8% en el caso de la eurozona). Este escenario podría complicarse si persisten las turbulencias en los mercados de deuda soberana o si las medidas de austeridad tienen un impacto mayor del previsto en la reducción de la demanda doméstica