El crecimiento de la masa monetaria de la eurozona se frena hasta registrar el 2,5%, según los datos anunciados esta mañana por el BCE. Sin embargo, las previsiones lo situaban en el 2,7%.