El Corte Inglés ha defendido hoy su actuación en la compra de las acciones de tres de los hermanos Areces Fuentes y ha rechazado que el juez acepte su exigencia de que les pague 40,6 millones por el 0,2% del capital que quieren vender, ya que "los órganos judiciales no están para poner precio a las cosas". El abogado que representa a la empresa en el juicio que se sigue en el Juzgado de lo Mercantil número 7 de Madrid, Antonio Hernández Gil, ha señalado que la conducta del Consejo de Administración de El Corte Inglés fue "absolutamente correcta e impecable" y dijo que así lo había reconocido el Juzgado de lo Mercantil número 3, que ha estudiado otra demanda de César Areces Fuentes -el cuarto hermano- y ha fallado a su favor.