El consumo de las familias francesas en bienes manufacturados, que se mide en términos acumulados, decreció un 2% en febrero, tras el incremento del 1,7% registrado en enero, según informó hoy el Instituto Nacional de Estadística y Estudios Económicos del país (Insee). Las causas son la caída del 0,5% en el consumo de bienes perecederos, tras haber aumentado un 2,5% en enero. Este dato se produjo principalmente por el descenso del gasto en bienes de equipo, que fue del 1,2% y por la ralentización en el ritmo de venta de coches, que pasó de crecer un 2,6% en enero a sólo un 0,2% el mes pasado. El consumo de textiles experimentó una caída del 8,7%, tras el aumento del 4,3% de enero.