El consejo de supervisión de Deutsche Telekom está presionando para una rápida resolución del caso de presunto espionaje, publica hoy Handelsblatt.El consejo acordó a principios de mes completar una investigación interna del escándalo en unas pocas semanas, añade el diario según fuentes de la operadora. El lunes, dos días después de haber reconocido los hechos, el ex monopolio y primer operador de telecomunicaciones de Europa seguía entonando el 'mea culpa'. 'Los casos (...) deben ser dilucidados y tener consecuencias severas', declaró al diario Bild el presidente de Deutsche Telekom, René Obermann. La empresa de Bonn (oeste) confesó haber 'utilizado de manera errónea datos de comunicación' en 2005 y probablemente en 2006.