El Departamento del Tesoro de Estados Unidos debería considerar una expansión de los programas para sanear los activos en problemas de los balances de los bancos, dijo el martes una comisión financiera del Congreso. Esto debería ocurrir en caso de que los actuales esfuerzos no logren reactivar los mercados o si empeoran las condiciones económicas.
El Panel de Supervisión del Congreso dijo en su último informe mensual que los créditos y valores "tóxicos" siguen representando una amenaza para el sistema financiero, particularmente para los bancos más pequeños que enfrentan crecientes pérdidas sobre los préstamos de bienes raíces comerciales. Esos bancos podrían necesitar pruebas de tensión y un respaldo de capital similares a los de las instituciones más grandes, añadió la comisión.