Los legisladores estadounidenses están empezando a considerar controvertidos proyectos de ley que separarían los puestos corporativos de titular del directorio y presidente ejecutivo en una empresa. Las propuestas darían además a los inversionistas mayor poder en la forma en que se eligen los miembros de los directorios de las firmas.