El consejero delegado de Bayer, Werner Wenning, dijo el jueves por la noche que no descarta nuevas adquisiciones, siempre y cuando sean complementos útiles de su mercado. El grupo alemán no evitó referirse a grandes adquisiciones, pero Wenning advirtió que no habrá ninguna "aventura" financiera, dado que la compañía tiene previsto reducir su deuda neta hasta 10.000 millones euros. "Una estructura financiera sana es sagrada para nosotros", indicó.