La decisión del Banco de España de rebajar los criterios del sistema de provisiones de los préstamos hipotecarios podría tener "un impacto positivo teórico en los bancos domésticos cercano al 40% del BPA estimado para 2010", al tiempo que impulsaría los dividendos y los ratios de capital, señala UBS. Añade que el impacto final dependerá de la forma en que los bancos usen esta medida para reducir sus provisiones y sus ratios de cobertura de mora.