El fuerte crecimiento que se vive en el sector de la tecnología durante los últimos tiempos podría ser el mayor aliciente para disminuir la preocupante tasa de desempleo de varios países, sobre todo la de aquellos más sensibles al sector tencnológico como EEUU.

Basta un pequeño dato para confirmar esta teoría: Foxconn, el mayor fabricante de componentes electrónicos a nivel mundial creó 300,000 puestos de trabajo a lo largo de 2010, cifra que representa el 32% del empleo total que se generó en una economía como la de EEUU durante el mismo período.

Foxconn, con sede en Taiwan, produce componentes electrónicos para gigantes como Apple, Hewlett-Pacard y Dell.