"No permitas que nadie diga que eres incapaz de hacer algo, ni si quiera yo. Si tienes un sueño, ¡debes conservarlo! Si quieres algo, ¡sal a buscarlo, y punto! ¿Sabes?, la gente que no logra conseguir sus sueños… Suele decirles a los demás que tampoco cumplirán los suyos" - En busca de la felicidad

El auténtico corazón del sistema capitalista tiene origen en los bancos y su actividad crediticia. En el crédito nace la inversión o la especulación, el consumo responsable o el malgastar, el vivir en un justo nivel de vida o hacerlo por encima de nuestras posibilidades. La elección humana nos ayuda a tomar decisiones acorde a nuestras expectativas y la libertad, como el poder de decisión, son dos de los aspectos más relevantes del ser humano. Nuestro mundo económico, vive en un entorno de grandes cambios y estos se suceden a gran velocidad. Hace ya más de 5 años que el capitalismo se enfrenta a la peor crisis que jamás ha existido. Muchos comparan la situación actual con la Gran Depresión, pero bajo mi punto de vista, la única diferencia radica en que se conocen las causas del fracaso económico de la década de los 30 y que gracias a la experiencia pasada, podemos actuar en consecuencia. Pero lo que se desconoce lamentablemente, son las repercusiones que se derivan de aplicar determinadas soluciones, nunca antes propuestas.

China se ha sumado a Japón bajo políticas monetarias expansivas, ¿de qué tratan? Simple, apoyar el aterrizaje suave de la economía. El objetivo de China pasa por recuperar el sector financiero y convertir el mercado crediticio local en algo más estable y menos dependiente del crédito a corto plazo. Las políticas chinas son muy interesantes para mí entender y las actuaciones que pueden derivarse de las acciones del banco chino, afectarán al mercado de deuda y al mercado de renta fija, no tengo la menor duda. Sin embargo, mientras en Europa Alemania sigue anclada en su absurda manera de pensar, es decir, controlar la inflación, el resto de socios europeos siguen un camino muy peligroso de recesión más deflación. Si Alemania no pone remedio pronto, la situación europea será irreversible y el coste para el contribuyente alemán será muy superior al coste de no hacer nada.

Sin embargo, más allá de cualquier decisión que pueda tomar el banco central de Japón, China, Inglaterra o Europa, el mundo está preparado para las próximas actuaciones de la FED. Durante el año hemos visto a un Ben Bernanke con un tono muy positivo en cuanto a las meritorias decisiones referente a sus políticas monetarias y seguía advirtiendo de los presentes riesgos deflacionistas en la economía global. Bernanke ha empezado a moderar su discurso preparando al mundo para un giro esperado en su política monetaria. La FED ya ha anunciado que está preparada para reducir su QE3 de 85.000 USD mensuales en compra de bonos. La emisión de liquidez de la FED ha sido totalmente excepcional y en este período de crisis la expansión monetaria ha implicado 700 billones de USD en el QE1, 400 billones en el QE2 y 85 billones mensuales en el QE3. Esta expansión del balance del banco central está en manos de un sistema financiero muy sediento y que de momento, no genera ningún tipo de inflación. El objetivo de la FED, es dejar la tasa de paro por debajo del 6,5%, y éste está cercano, aunque él mismo hace un par de días hizo referencia al 7%. Bernanke termina su mandato en los próximos 7 meses y muy probablemente sus deseos, pasan por terminar su obra, con una economía americana recuperada y con un balance desinflado, como consecuencia de retirar las reservas mantenidas por los bancos estadounidenses en la FED. Dicho balance se ha multiplicado por 5 en los últimos 5 años y el actual riesgo real en la economía, sigue siendo la deflación. Sin embargo, las dudas que se plantean en el seno de la FED, radican en la posibilidad de que la recuperación económica derive todas las reservas de liquidez en el mercado de crédito. La recuperación de la actividad crediticia podría generar un rápido incremento del crédito, lo que podría implicar picos de inflación de cierto calado, que podrían desencadenar drásticas políticas monetarias, en forma de subidas de tipos de interés.

Europa no está preparada para enfrentarse a la deflación local y la inflación global. La FED tiene que ser contundente con sus políticas monetarias, ya que como dicen algunos analistas hay una línea muy delgada entre tener que subir un poco los tipos de interés o subirlos de forma drástica. A partir de ahora, a Bernanke le toca bailar con la más fea y enfrentarse a un relevo entre una economía adulterada y una economía que crece por sí misma. Europa ha escogido un camino muy distinto, el camino de las reformas, la recesión y el cambio. Europa ha sido valiente de enfrentarse al sufrimiento y probablemente a largo plazo nos demos cuenta que dichas decisiones fueron las correctas. EEUU ha tomado una decisión más compleja, acorralar una burbuja financiera con billones de USD. El riesgo está latente y si Bernanke ha sido salvador, pero ahora será verdugo.



Así lo veo y así trataré de aprovecharlo. Que la FED retire estímulos implica la venta de activos, por lo tanto deberíamos ver mucha volatilidad en los próximos meses en USA. El VIX se antoja como un activo clave para poder sacar provecho de la volatilidad y las posiciones bajistas seguirán incrementando nuestro abanico de estrategias de Trading en los próximos meses. Sin embargo, si un activo me gusta especialmente es el bono americano a 10 años.



Como citaba anteriormente, a Bernanke le quedan 7 meses para terminar su mandato y durante este tiempo estoy más que convencida de que tratará de ser determinante en sus políticas monetarias, con el propósito de allanar el camino a su predecesor. Entiendo que Ben es un hombre audaz y ambicioso y en su fuero interno, que mejor legado que ser el salvador de la patria, con sus decididas actuaciones. Poder retirar los estímulos, habiendo evitado la deflación y la gran depresión pero evitando que las consecuencias generen hiperinflación, sería un legado que le permitiría perdurar en la historia económica mundial. Sin embargo, suceda o no, Bernanke ya ha hecho historia. En sus manos está ahora de qué forma el mundo va a recordar su nombre.

Sus políticas monetarias implican un serio parón en la compra de bonos y eso no nos deja otra alternativa que buscar oportunidades de Trading en el bono americano a 10 años. Técnicamente, la zona de distribución se ha completado con un patrón muy parecido al del oro. Tras la ruptura, el bono se dispone a realizar un pull back, que aprovecharé para tomar posiciones bajistas en el bono americano a largo plazo, buscando Trading direccional en cuanto al Take Profit, pero tratando de lograr lo que para mí es un reto personal. Buscar un Set Up y su consiguiente gestión monetaria en Swing Trading, para mantener mi unidad de riesgo ajustada a un lote ambicioso, calculado en base al corto plazo y gestionar la salida en semanal. La combinación es perfecta y poder fusionar las dos pautas es algo que para mí es un reto. Siempre he creído que el dinero está en el mercado y que las pautas se suceden. Lo que marca la diferencia al fin y al cabo es el tamaño de la posición y un sistema fiable que nos permita ser determinantes. El problema del tamaño de la posición radica en el riesgo asumido. Sin embargo, gracias a una menor volatilidad en una escala temporal inferior, puedo incluso moderar el riesgo, para multiplicar de forma exponencial mis ganancias, si el hecho, es decir la tendencia, se sucede.

La cercanía de los 129 puntos, marcará mi decisión de Trading, acomodada a un pensamiento que tiene mucho sentido y que podría anticipar una mayor volatilidad en las renta variable. Sin embargo, tras el movimiento direccional del oro, la renta fija nos ofrece una excelente operación de arranque que no podemos dejar de aprovechar. Al fin y al cabo, mi pasión es el Trading en estado puro y en éste se opera en base a una tesis, un argumento que más allá de un pronóstico, trata de aprovechar una condición del mercado con muchas probabilidades de éxito. Del mismo modo, la posibilidad de error existente no me exime de una política de riesgo controlada y controlable, así asumimos el riesgo, pues al fin y al cabo, me hice Trader para asumir riesgos y para experimentar la maravillosa sensación de formar parte del mercado.