El gigante del acero anunció una caída de su beneficio de un 6% por el año fiscal terminado en marzo de 2008. Prevé una aceleración del declive en el 2008-2009 y una caída del beneficio de un 34% por el incremento del coste de las materias primas. El título sube un 2% en la bolsa de Tokio.