Mitsubishi ha presentado una caída del 49% en su beneficio neto del primer semestre fiscal que finalizó el 30 de septiembre, perjudicado por costes de reestructuración en su filial de tarjetas de crédito y el aumento de los costes crediticios. El mayor grupo bancario de Japón por activos y valor de mercado ha señalado que su beneficio neto en el semestre cayó a 256.720 millones de yenes, frente a 507.270 millones en el mismo periodo del ejercicio anterior. Los ingresos de explotación del grupo se incrementaron un 14% interanual a 3,250 billones de yenes.