Indra Sistemas dijo el miércoles que su beneficio neto creció un 7% en los seis primeros meses del año gracias a la internacionalización de sus operaciones y al control de sus costes, al tiempo que reiteró sus objetivos del año. En un hecho relevante remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores, la compañía tecnológica dijo que su beneficio neto fue de 107,7 millones de euros en el semestre, frente a 100,4 millones de euros el año anterior.
Los ingresos de Indra aumentaron un 7% a 1.333 millones de euros, mientras que la cartera de pedidos creció un 6% hasta 2.607 millones de euros.

Indra reiteró las previsiones de crecimiento previstas para el ejercicio en conjunto, que prevé cerrar con un crecimiento de las ventas de entre el 5% y el 7%, principalmente en los mercados internacionales.