"En una coyuntura económica mundial siempre difícil, estos resultados ilustran los primeros efectos del modelo económico puesto en marcha por el grupo hace un año", indicó el banco galo en un comunicado. Añadió que "los activos estructurados de crédito y los productos tóxicos" cada vez tendrán un "impacto negativo menos importante en las pérdidas futuras".

El resultado de explotación de la entidad alcanzó los 446 millones de euros en el segundo trimestre, frente a los 263 del mismo período del año pasado, mientras que los ingresos del banco fueron de 4.559 millones de euros en el segundo trimestre, un incremento del 12,3% respecto a los primeros tres meses del año.

Crédit Agricole se suma así a otras entidades de crédito galas como BNP Paribas o Société Générale que han mejorado sus resultados en el segundo trimestre.