El beneficio neto de AstraZeneca bajó un 11% en el segundo trimestre de 2007, hasta los 1.430 millones de dólares, perjudicado por los costes derivados de la adquisición de MedImmune. Los ingresos, por su parte, se incrementaron un 9,8%, hasta los 7.270 millones. Los analistas esperaban una cifra de ventas de 7.180 millones y un beneficio de 1.600. Además de los resultados, la compañía también ha comunicado hoy que planea recortar 7.600 puestos de trabajo en su objetivo por ahorrarse costes anuales por valor de 900 millones de dólares. La cifra inicial era de 3.000 puestos, aunque finalmente ha decidido aumentar el número de despidos. Los empleados afectados serán los de Gran Bretaña, Suecia, Alemania, Francia, EEUU y Canadá.