El grupo minorista holandés Ahold anunció el jueves una caída del 25% en su beneficio neto del primer trimestre por un incremento de los impuestos y un cargo financiero, aunque su rendimiento de explotación fue mejor de lo esperado debido al aumento de las ventas y los márgenes operativos en Estados Unidos y Holanda.
El beneficio neto del primer trimestre cayó a 196 millones frente a 261 millones de euros en el mismo periodo del año pasado, como resultado de un aumento de los impuestos y una provisión de 66 millones para garantías de alquiler en las filiales de Ahold BI-LO y Bruno en Estados Unidos, dijo Rishton.

El beneficio operativo de Ahold, una cifra muy seguida por los analistas, se incrementó a 396 millones de euros frente a 336 millones.

En mayo, Ahold informó de que sus ingresos subieron más de lo esperado en el primer trimestre, debido a las sólidas ventas en sus principales cadenas y gracias a que el repunte del dólar favoreció los resultados.

"En nuestro primer trimestre seguimos progresando con nuestra estrategia de un crecimiento rentable. Tuvimos unas ventas sólidas y sólidos márgenes en Holanda y Estados Unidos, a pesar del difícil panorama económico", indicó el consejero delegado John Rishton.