El productor automovilístico alemán Volkswagen vio disminuido un 80,8%su beneficio neto por la caída de las ventas, pero mejoró su base financiera, lo que le facilitará integrar progresivamente Porsche como décima marca de la compañía.
La facturación cayó en estos seis mese un 9,4%, hasta 51.200 millones de euros, frente al monto logrado en los mismos meses del pasado ejercicio.