La relojera más grande del mundo, la suiza Swatch,  registró un beneficio neto de 301 millones de francos suizos (197 millones de euros) en los seis primeros meses del año, lo que supone una caída del 28% respecto al mismo periodo de 2008. Sus ventas Las ventas alcanzaron los 2.352 millones de francos suizos (1.538 millones de euros), un 16,7% menos que hace un año.