El beneficio neto de Ryanair del primer trimestre, excluidos extraordinarios, ha sido inferior a las previsiones de Panmure Gordon. La correduría señala que el ajuste a la baja de la expectativa de ingresos medios por pasajero en lo que queda del año "refleja claramente el complicado entorno de ingresos". Agrega que "probablemente revisemos nuestra previsión de resultados para reflejar la mayor cautela de la compañía". Reitera la recomendación de mantener y el precio objetivo de 3,50 euros.