Northrop Grumman  registró una ganancia de 394 millones de dólares, o 1,21 dólares por acción, durante el segundo trimestre, un descenso del 20% frente al beneficio de 495 millones de dólares, o 1,44 dólares por acción, del mismo período del año anterior. El resultado trimestral fue afectado por gastos vinculados a pensiones y por un ajuste en los costos de productos para la construcción de naves, pese a la fortaleza del segmento aeroespacial.  Si se excluyen las partidas extraordinarias, la ganancia fue de 1,63 dólares por acción, frente al 1,27 dólares de un año atrás, lo que superó las expectativas de Wall Street.