El beneficio de la mayor compañía de productos para el hogar cayó más de lo previsto debido a la ralentización del mercado inmobiliario en EE UU, lo que provocó menor demanda de cocinas y reformas en las casas.
Home Depot obtuvo un resultado neto de 1.050 millones de dólares en el primer trimestre, un 30% menos que en el mismo periodo del año anterior. Las ventas aumentaron el 0,6% a 21.600 millones, la menor ganancia en cuatro años. A principios de año, Home Depot alertó de que sus ganancias por acción podrían bajar en el presente ejercicio entre un 4 y un 9%, en tanto que, tras presentar sus resultados del primer trimestre, la compañía pronostica que sus ganancias se situarán en la parte baja de esta horquilla.