FedEx registró durante el segundo trimestre de su año fiscal una ganancia de 345 millones de dólares, una disminución del 30% frente al beneficio de 493 millones del mismo período del año anterior.  El resultado trimestral fue afectado por una reducción en los sobrecargos por combustibles, lo que contribuyó a una merma en los ingresos. La empresa, sin embargo, anunció una mejora en los volúmenes de envíos terrestres y reducciones de costos.  El jueves por la mañana, las acciones de FedEx caían el 3,42% a 86,87 dólares en las negociaciones electrónicas antes de la apertura oficial de Wall Street.