El beneficio neto atribuído de Banco Sabadell ha aumentado un 40,1% en los nueve primeros meses del año, hastsa los 604,47 millones de euros. La inversión creditica bruta en clientes aumenta un 20,0% mientras que los recursos de pasivos en balance, un 20,8%. El margen ordinario se incremente un 23,4% y el margen de explotación un 27,3%. El ratio de morosidad se ha situado en el 0,41% y se mantiene como una de las más bajas del sector.