Un día después de que Banco Popular denunciara que había habido un error en sus resultados de estrés, hoy hace público un descenso del 10,9% de su beneficio que se sitúa en los 354,6 millones de euros durante el primer semestre.  Como explicación a este descenso en su cuenta de resultados, la entidad alude a los 830 millones de euros destinados a provisiones en estos seis primeros meses del año.
El banco precisó que, sin contar los resultados extraordinarios, el beneficio del primer semestre habría crecido un 12% respecto al del mismo periodo de 2009.

El margen de intereses de la entidad alcanzó los 1.285,9 millones de euros en el periodo enero-junio, con un descenso del 9,3% respecto al primer semestre del año pasado, en tanto que el margen bruto ascendió a 1.804,7 millones de euros, un 11,8% menos.

El Popular cerró el primer semestre con una tasa de morosidad del 5,04%, frente al 4,39% de junio del año pasado.

El banco explicó que las provisiones constituidas para riesgo de crédito sumaron 2.915 millones de euros al finalizar junio, de los que 1.256 millones de euros corresponden a provisiones cautelares. La cobertura se mantuvo así cercana al 50%, con un incremento del 4,5% respecto al mismo periodo de 2009.