La reaseguradora Munich Re registró un beneficio bruto de 621 millones de euros durante el segundo trimestre, lo que supone una caída del 46%, respecto a igual periodo de un año antes por la presión del descenso de los precios del mercado, que ha provocado una rebaja del valor de su cartera de acciones próxima a los 890 millones de euros. La compañía espera para el conjunto del año un beneficio "muy por encima" de los 2.000 millones de euros, aunque por debajo de su proyección anterior de entre 3.000 y 3.400 millones de euros.