El beneficio atribuible de Iberdrola se ha situado en 1.506 millones de euros en el primer semestre del año, frente a los 1.420 millones que esperaba el consenco del mercado. Asimismo, el resultado bruto de explotación (ebitda) subió un 4,7% hasta 3.435 millones de euros.