El Banco de España estima que la demanda interna continuará contrayéndose en el segundo trimestre, aunque a un ritmo menos intenso, y que el mercado laboral seguirá dando síntomas de su deterioro, si bien a un ritmo más moderado.
Así lo asegura la institución gobernada Miguel Ángel Fernández Ordóñez en su boletín económico de mayo, en el que constata que el ritmo de deterioro de la economía española se intensificó en los tres primeros meses del año, con un retroceso del PIB del 3% en tasa interanual y del 1,9% en tasa intertrimestral.

El Banco de España atribuye la fuerte caída de la actividad económica en el primer trimestre a la "intensa contracción" de la demanda nacional, que se redujo un 5% en tasa interanual. En este punto, señala que la información disponible para el segundo trimestre apunta a una continuidad de la contracción de la demanda, "aunque a un ritmo menos intenso".

En todo caso, precisa que la interpretación de los últimos datos disponibles sobre la evolución económica se ve dificultada por el calendario de Semana Santa, que este año se ha celebrado en abril, mientras que en 2008 se festejó en marzo.

LA DESTRUCCIÓN DE EMPLEO SE CONCENTRA EN TEMPORALES


En cuanto al mercado laboral, el Banco de España advierte de que en el primer trimestre se intensificó el proceso de destrucción de empleo, concentrándose el ajuste exclusivamente en los trabajadores con contrato temporal, que disminuyeron más de un 20% en términos interanuales. "En la actual crisis económica, las necesidades de ajuste de mano de obra en las empresas están recayendo, en buena medida, en los asalariados con contrato temporal", afirma el Banco de España.

El instituto emisor también constata que el paro ha experimentado un "abultado" crecimiento en la primera parte del año, elevándose "en pocos trimestres" la tasa de desempleo hasta niveles muy altos. En este sentido, avisa de que esta situación está afectando con "especial intensidad" a los jóvenes, los trabajadores con menor formación y los extranjeros, colectivos que, según manifiesta, "ya mostraban una peor situación relativa de partida en el mercado laboral".

Pese a todo, el Banco de España precisa que los indicadores más recientes apuntan a una moderación en el ritmo de deterioro del mercado laboral para el segundo trimestre.

En cuanto a la evolución salarial, la institución que gobierna Fernández Ordóñez observa un repunte "bastante más moderado" en los convenios de nueva firma, con una subida salarial del 2,1%. Por otro lado, estima que, con los datos acumulados hasta abril, el impacto de las cláusulas de salvaguarda correspondientes al ejercicio 2008 será "nulo".

Por lo que respecta al consumo, alude al mantenimiento de la "tónica de debilidad" mostrada por las matriculaciones de automóviles, con un descenso en mayo del 39%, y considera preciso esperar a próximos datos para percibir la influencia del Plan 2000E, dirigido a relanzar las ventas del sector.

El Banco de España estima también que la inversión en construcción continuará retrocediendo y que los servicios siguen mostrando la debilidad observada en los últimos meses. Al mismo tiempo, constata la "senda fuertemente contractiva" que está experimentando la producción industrial, cuyo comportamiento en el primer trimestre califica de "muy negativo".

RECUPERACIÓN DE LOS MERCADOS FINANCIEROS

En cuanto a la evolución financiera, el instituto emisor destaca que los mercados financieros, tanto nacionales como internacionales, mostraron en abril y mayo "una pauta de recuperación", con revalorizaciones en las bolsas, menos volatilidad y caídas en los tipos de interés del interbancario.

El Banco de España constata asimismo que en marzo prosiguió la desaceleración en la financiación captada por empresas y hogares, de tal forma que la información provisional correspondiente a abril apunta a nuevos descensos en las tasas de crecimiento de la deuda de familias y empresas.

Según refleja en su boletín, los tipos de interés aplicados por las entidades financieras a familias y empresas en las nuevas operaciones de activo y pasivo continuarán reduciéndose en marzo y abril. En concreto, el coste de los préstamos concedidos a hogares para la compra de vivienda y para consumo y otros fines alcanzó el 3,55% y el 7,75%, respectivamente, mientras que el precio de la financiación bancaria a las empresas no financieras bajó hasta el 3,18%.

El Banco de España señala que la financiación percibida por los sectores residentes no financieros creció en marzo a una tasa interanual similar a la de febrero, como resultado de la caída en medio punto de los ritmos de expansión interanual de los fondos captados por familias y empresas, que se situaron en torno al 2% y al 6%, lo que fue compensado por la aceleración de los pasivos netos de las administraciones públicas.

Por su parte, el instituto achacó el menor dinamismo de la financiación de las familias en marzo al descenso en las tasas de crecimiento interanuales tanto de los préstamos para la adquisición de vivienda, como de los destinados a consumo y otros fines, que se situaron por encima del 2% y cerca del 1%, respectivamente.