La ralentización económica continuó en el segundo trimestre del año y la corrección de la inversión en construcción "se ha intensificado", según constata el Banco de España en su último boletín económico. Además, la institución que dirige Miguel Angel Fernández Ordóñez insiste en que el crecimiento de los salarios se está acelerando en los primeros meses del año, al tiempo que aumenta la tasa de inflación y el diferencial de precios con la Unión Europea. Así, destaca el empeoramiento de algunos indicadores económicos, como las ventas del comercio al por menor y las matriculaciones de automóviles, que cayeron en mayo el 5,3 y el 28,4%, respectivamente, al tiempo que la confianza de los consumidores volvió a situarse en mínimos históricos.
Añade que la inversión en bienes de equipo también presenta signos de debilitamiento, al tiempo que continúa creciendo la tasa de paro y desciende el número de afiliados a la Seguridad Social. En cuanto a la inversión en construcción, considera que la corrección podría haberse intensificado recientemente, debido sobre todo a la evolución del componente residencial. Respecto a la evolución del sector exterior, el Banco de España destaca el menor avance del desequilibrio comercial exterior motivado, explica, por su componente no energético, cuyo déficit se redujo el 16% entre marzo y abril, mientras que en la balanza energética, el desfase entre importaciones y exportaciones aumentó el 75,5%. Sobre la evolución financiera de España, el organismo regulador destaca que, con datos hasta junio, se ha producido un descenso en las cotizaciones bursátiles en los mercados financieros nacionales e internacionales, al tiempo que aumentó su volatilidad y se elevaron los diferenciales crediticios y los tipos de interés interbancarios. Dependencia dle crudo En todo caso, el Banco de España destaca que la dependencia actual del petróleo, que abastece una tercera parte de las necesidades energéticas primarias, es mucho menor a la de los años setenta, cuando este producto era responsable del 75% del consumo. El Banco de España instó hoy a aumentar las exportaciones españolas hacia los países productores de petróleo de la OPEP para compensar el elevado gasto que supone la compra de productos energéticos en estos países y paliar así la factura energética que hace aumentar el déficit comercial español. Según el informe económico de este organismo supervisor correspondiente al mes de junio, España sólo exporta a los países de la OPEP el tres% de las ventas totales de bienes en el exterior y "podría recuperar parte de las rentas" destinadas a las importaciones de productos energéticos a través de "mayores exportaciones". En este sentido, señala que las economías de los países productores de petróleo de la OPEP muestran un gran dinamismo como consecuencia de los elevados ingresos "extraordinarios" que están recibiendo por el continuo encarecimiento del crudo.