El Banco Central Europeo (BCE) advierte de que la volatilidad trimestral provocada por el impacto de "factores especiales" durante los tres primeros meses del año, incluyendo los de índole meteorológica, aconseja recurrir a la comparativa semestral a la hora de valorar la evolución del crecimiento de la economía de la eurozona, cuya recuperación "está en curso", aunque es probable que se produzca de manera "irregular".