El Banco Central Europeo no se sale de la línea y mantiene los tipos de interés en el 1%, nivel más bajo de la historia. Este veredicto ha cumplido todas las previsiones, aunque los analistas ponen también su punto de mira en las medidas de estímulo.