La inflación en la Euro Zona evoluciona peor de lo estimado por el Banco Central Europeo a comienzos de año, eso teniendo en cuenta que el 2.8% de incremento en abril no recoge todo el incremento del crudo de los últimos meses.
De modo que aunque no se espera que el BCE vaya a elevar tipos en la reunión de mañana , muy probablemente la inflación sea el contenido que domine su mensaje. Desde Dracon Partners EAFI esperamos una nueva subida de tipos del orden de 25 puntos básicos en verano. La sorpresa sería una sorpresa que el Sr. Trichet volviese a anunciar de modo anticipado la próxima subida de tipos.

2011 será sin ninguna duda un año para recordar en la historia del Banco Central Europeo, por dos razones. Primero, porque se ha modificado la dirección de la política monetaria y segundo, porque este es el año de la renovación de sus miembros, incluido el Presidente, dejando abierta la pregunta del efecto que esto tendrá en su política. La reunión de mañana arrojará algo de luz sobre los próximos movimientos a corto plazo, en el que sin embargo sobran los motivos para ejecutar una política monetaria más rigurosa que la actual.

Dado el contexto actual de precios crecientes, desde el Departamento de Análisis de Dracon Partners EAFI esperamos que el ECB comunique en próximas reuniones una revisión al alza de sus previsiones de inflación para 2011, actualmente en 2.3% y 1.7% para 2011 y 2012 respectivamente, hasta el 3% para 2011 y 2% para 2012, previsiones que dará a conocer en junio.

Esto dibuja un escenario para el que no está preparado el BCE, al no estar alineada la tasa de refinanciación con el objetivo de inflación, resultando en una situación de tipos reales negativos, con lo que el BCE no dudará en continuar con un ciclo de subida continuada de tipos durante los próximos 9 -12 meses, tiempo necesario para ajustar inflación – interés.

La duda no es por lo tanto si la próxima subida de tipos tendrá lugar, sino cuándo: en junio (coincidiendo con la revisión de la estimación de inflación) o en julio. La primera opción parece más arriesgada que la segunda. Por una parte, la reacción del mercado (y muy particularmente del euro) pudiera resultar excesiva, mientras que por otro lado, retrasar un mes la subida de tipos, no afectaría significativamente la expectativa de inflación en la Euro Zona. Bajo estas dos premisas trabajamos con el escenario de que no habrá subida de tipos hasta el mes de Julio.

Mañana estaremos atentos a las palabras utilizadas por el Presidente del BCE: "vigilance " = Junio, "monitoring " = Julio. Cuestión de matices a los que ya nos tenía acostumbrado Trichet, lástima que con el próximo cambio de Presidente tengamos que empezar de cero…