El Banco Central Europeo (BCE) declinó realizar comentario alguno sobre la decisión adoptada por la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) de recortar en medio punto el tipo primario de descuento en los préstamos a las entidades bancarias, situándolo en el 5,75%. El portavoz del banco emisor europeo zanjó con un escueto "sin comentarios" cualquier cuestión relacionada con una posible decisión similar por parte del BCE. El Comité Federal de Política Monetaria (FOMC por sus siglas en inglés) afirmó en un comunicado que las condiciones financieras del mercado se habían deteriorado, y el endurecimiento en las condiciones de crédito, así como el aumento de la incertidumbre podían lastrar el crecimiento económico.