El consejo de gobierno del Banco Central Europeo (BCE) ha decidido mantener los tipos de interés en la zona euro en el actual 4% en la zona euro, tal y como estaba previsto por el mercado y en un momento de fuertes presiones inflacionistas por los máximos logrados por el crudo. Así, el BCE mantiene por duodécimo mes consecutivo las tasas en la zona del euro en el nivel más elevado de los últimos seis años.