El Banco Central Europeo(BCE) no ha dado sorpresas y ha decidido mantener sin cambios los tipos de interés en la zona euro en el 4%, el nivel más alto de los últimos seis años, a pesar del incremento de las presiones inflacionistas.