El Banco Central Europeo mantendrá los tipos invariados en el 1% y no anunciará nuevas medidas
no convencionales de apoyo a las políticas monetarias en su reunión de la próxima semana
, a pesar de las señales de que la recuperación de la economía de la eurozona va más lenta que la de Estados Unidos y Reino Unido. También se espera que el presidente del BCE, Jean-Claude Trichet, anuncie que las actuales medidas adicionales del banco central están teniendo éxito, aunque algunos economistas consideran que harían falta nuevas medidas en los próximos meses para sostener aún más a la economía. Entre los datos macroeconómicos que se publicarán la próxima semana, destacan los de confianza del consumidor y las empresas en la eurozona, para los que se esperan mejorías en junio, en línea con los datos de cada país publicados la semana pasada. El dato definitivo de los PMI de junio estará en línea con las cifras adelantadas, que mostraban mejorías en el sector manufacturero y descensos en el de servicios, según los economistas.