El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, insistió hoy en que el BCE mantendrá los tipos de interés en su mínimo histórico de un 0,5 por ciento o más bajo durante "un tiempo prolongado". De esta manera, Draghi volvió a repetir lo anunciado tras la última reunión del consejo de gobierno del BCE hace un mes, cuando adelantó que mantendrá su política de dinero barato durante un tiempo prolongado sin querer matizar cuánto tiempo es eso.

El presidente del BCE justificó la decisión del consejo de gobierno de hoy de mantener los tipos en su mínimo histórico debido a la persistente debilidad económica y a las dificultades a la hora de acceder a crédito, aunque destacó que la diferencia entre países no se ha hecho más grande. Sin embargo, Draghi pintó un panorama más alentador de lo acostumbrado y declaró que los últimos indicadores confirman que existe una "mejora desde niveles bajos" confirmando la expectativa de una posible "estabilización" de la actividad económica en la eurozona.

Durante la rueda de prensa posterior a la reunión del consejo de gobierno, el economista italiano rechazó las críticas que alertan de una elevada inflación si se continúa con esta política de dinero barato. "No existen riesgos inflacionistas", afirmó. "Quiero ser claro, la inflación se situará en línea con la estabilidad de precios a medio plazo y en el objetivo de mantenerse por debajo pero cerca del dos por ciento", agregó sobre su decisión de continuar con esta política "tanto tiempo como sea necesario".

El Banco Central Europeo analizará este otoño una propuesta para enriquecer la comunicación de la entidad mediante la publicación de las actas de las reuniones de su Consejo de Gobierno, según ha indicado el presidente del banco, Mario Draghi. "La discusión respecto a las actas se encuentra en una fase inicial (...) El Consejo presentará una propuesta respecto a las actas este otoño", dijo el banquero.