El Banco Central Europeo (BCE) considera que "la recesión global ha tocado fondo" y que en la zona del euro "el ritmo de contracción se ralentiza claramente". En su boletín mensual de agosto, publicado hoy, el BCE advierte de que "la actividad económica será débil en lo que queda de año".