El Banco Central Europeo (BCE) El Banco Central Europeo ha mostrado una "especial preocupación" por la evolución de la inflación, que ha aumentado cinco décimas hasta el 2,6% en la eurozona durante los últimos doce meses. Según el instituto emisor, este "notable" incremento podría llevar a la institución a subir los tipos de interés próximamente, a pesar de que hace una semana decidió mantener las tasas en el 4%. Además, el banco presidido por Jean Claude Trichet prestará gran atención a la volatilidad de los mercados financieros ya que supone un riesgo a la baja para la economía de la zona del euro. Así se recoge en su boletín mensual. El banco emisor hace hincapié en que "es elevado el nivel de incertidumbre que rodea a las favorables perspectivas para la actividad económica" por el impacto de una volatilidad prolongada en los mercados financieros.
El BCE mantuvo la semana pasada en el 4% los tipos de interés para los países que comparten el euro y esperará a tener más información antes de sacar conclusiones para su política monetaria. El banco europeo destacó que existen riesgos al alza para la estabilidad de precios a medio plazo y que los datos económicos fundamentales apoyan una actividad económica favorable. "El crecimiento económico sostenido registrado en la primera mitad del año ha continuado en el tercer trimestre, según los datos de producción industrial y de ventas minoristas" publicados desde comienzos de octubre, dijo el BCE. No obstante, la nueva apreciación de riesgos en los mercados financieros hace que se mantenga la incertidumbre, por lo que el consejo de gobierno observará muy de cerca todos los cambios. La volatilidad de los mercados financieros parece haber contribuido al descenso de la confianza empresarial y del consumidor de la zona del euro. Por ejemplo, la confianza a medio plazo del inversor en la economía alemana bajó en noviembre hasta el nivel más bajo desde febrero de 1993 debido a la crisis crediticia, la apreciación del euro, que ha superado los 1,47 dólares, y al fuerte encarecimiento del petróleo. Además, existen otros riesgos a la baja para el crecimiento económico del área euro como un encarecimiento ulterior del precio de petróleo, de las materias primas y de algunos alimentos. El BCE manifestó su preocupación por el aumento de la inflación en octubre, que calificó de "agudo" pero consideró que no afectará las expectativas de aumento de los precios a medio y largo plazo. Los riesgos al alza a medio plazo para la estabilidad de precios, que el BCE debe salvaguardar, provienen del fuerte encarecimiento del crudo y de productos agrícolas, así como del robusto crecimiento monetario y del crédito. "Los datos monetarios y del crédito pueden ofrecer una visión importante de cómo las instituciones financieras, los hogares y las empresas han respondido a la volatilidad de los mercados financieros y al aumento de la incertidumbre", según el banco europeo. En el pasado, algunos episodios de un aumento de incertidumbre en los mercados financieros han sido asociados con grandes cambios en las carteras hacia activos monetarios líquidos y seguros. La tasa de inflación interanual subió con fuerza en octubre hasta el 2,6%, cinco décimas más que en septiembre, de acuerdo con el cálculo preliminar de Eurostat, recordó el BCE. El barril de petróleo Brent, de referencia en Europa, costaba hoy en Londres 91,18 dólares pero ha llegado a situarse recientemente alrededor de los 95 dólares. La entidad monetaria europea prevé que la inflación superará en los próximos meses el límite del 2% que establece para salvaguardar la estabilidad de precios en el área euro. Los precios "se moderarán de nuevo a lo largo de 2008", según los pronósticos del BCE. En el boletín de noviembre, el BCE destacó que una mayor liberalización y más reformas en el mercado agrícola de la Unión Europea (UE) ayudarían a incrementar su efectividad y beneficiarían a los consumidores europeos con precios más bajos dados los actuales encarecimientos de materias primas y alimentos.