El resurgimiento del proteccionismo es una gran amenaza para la recuperación de la economía global, advirtió el Banco Central Europeo en su boletín mensual de septiembre, publicado este jueves. Algo que "podría llevar a una espiral de tensiones y fuertes restricciones comerciales", señaló el BCE.
Las últimas previsiones del BCE apuntan a que la eurozona verá aumentar significativamente sus niveles de desempleo. El escenario medio de la BCE prevé que las economías de la eurozona crezcan un 0,2% en 2010, pero la tasa es demasiado baja para sostener los niveles de empleo necesarios para la región. Prácticamente una de cada diez personas de la zona euro no tenía empleo el pasado mes de julio.

Los gobiernos de todo el mundo han dicho que evitarán los errores cometidos en la década de 1930, cuando medidas proteccionistas como la del arancel Smoot-Hawley contribuyeron a convertir la recesión posterior al crack de 1929 en una depresión global.

Los jefes de gobierno de los países del G20, que reúne a las principales economías del mundo, se comprometieron en noviembre a evitar acudir a medidas proteccionistas para relanzar sus economías. Pero el BCE dijo que algunos estudios demuestran que 17 de esos 20 países han anunciado medidas proteccionistas. Pero el BCE citó un estudio de Global Trade Alert que afirmaba que desde el pasado mes de noviembre se han adoptado 67 medidas restrictivas, aparte de tarifas y cuotas.