El petróleo caía el lunes más de un dólar, situándose por debajo de 58 dólares el barril, revirtiendo parte de la ganancia de la sesión anterior y presionado por el desplome de las bolsas europeas y la cautela respecto al ritmo de una posible recuperación global. El precio del petróleo tocó el viernes un máximo de seis meses, a 58,75 dólares el barril, mientras los datos económicos mostraban una pérdida de empleos menor a la esperada en Estados Unidos en abril y los resultados de las pruebas de tensión removían parte de la incertidumbre sobre la salud de los bancos.