El grupo Banco Sabadell ha obtenido un beneficio neto atribuido de 419,42 millones de euros en los primeros seis meses de este año, un 60 por ciento más que en el mismo período de 2006. Los activos totales del grupo a 30 de junio han crecido un 24,31 por ciento, mientras que el margen de explotación -el que mejor refleja la evolución del negocio puramente bancario- ha aumentado un 30,7 por ciento, para alcanzar los 570,9 millones de euros.
La inversión crediticia bruta en clientes ha crecido un 29% y se ha elevado en el primer semestre hasta los 60.911,63 millones de euros, mientras que los recursos gestionados de clientes ascendieron a 85.716,43 millones de euros, con un alza interanual del 34,7%. El presidente de la entidad, Josep Oliú, ha afirmado que la gestión del riesgo y la prudencia a la hora de las concesiones de créditos y el establecimiento de provisiones les permiten afrontar la desaceleración del sector de promoción inmobiliaria sin riesgos significativos para la evolución prevista de los resultados futuros del banco. El crédito a pequeñas empresas ha crecido un 20,2% en el primer semestre y la financiación a empresas medianas y grandes, un 36,9% y un 31,2%, respectivamente. Transcurrida la primera mitad del ejercicio, los ingresos por comisiones netas han sumado 329,51 millones gracias al favorable efecto que ha tenido en esta partida la integración de la cartera de fondos y patrimonios gestionados por el adquirido Banco Urquijo -que ya ha concluido su proceso de redefinición estratégica- y la comercialización de algunos productos financieros. Los ingresos derivados de la actividad de seguros se han incrementado un 31,8%, hasta los 37,09 millones de euros, como consecuencia de la venta y gestión de productos de protección de vida, rentas vitalicias y planes de ahorro, entre otros. El Banco Sabadell ha aumentado su margen de intermediación en un 23,1% en términos interanuales, que se ha situado en los 646,16 millones de euros. Mientras, el margen ordinario ha alcanzado los 1.088,72 millones de euros, frente a los 866,43 millones del primer semestre de 2006. El nuevo Banco Urquijo ha cerrado sus seis meses iniciales de 2007 con una aportación a los resultados consolidados, antes de impuestos, de 16,10 millones de euros. El presidente de la entidad ha subrayado en un comunicado que "desde hace dos años, el principal foco de actuación comercial del banco ha sido y sigue siendo la financiación del circulante y de la inversión productiva de las empresas españolas". A 30 de junio de 2007, el ratio de morosidad se ha mantenido inalterable en relación con el primer trimestre del año y supuso el 0,39% del total de la inversión.