El Royal Bank of Scotland (RBS) tuvo en el primer trimestre de 2010 unas pérdidas atribuidas de 248 millones de libras (286,57 millones de euros), un 72,5% menos que en el mismo periodo del año anterior, cuando acumuló unas pérdidas de 902 millones de libras (1.043 millones de euros).

Con estos resultados RBS se convierte en el único banco, parcialmente nacionalizado, que todavía acumula pérdidas.Respecto al trimestre anterior, RBS, que pertenece en un 84% a los contribuyentes británicos, mejoró sus pérdidas un 67,59%.

Sin embargo, el beneficio operativo antes de impuestos fue de 713 millones de libras (825,25 millones de euros), que casi se multiplicó por cuatro respecto al mismo periodo del año anterior, lo que superó las previsiones de los analistas.