El banco público alemán WestLB anunció la creación de un vehículo especial en el que agrupará todos sus activos 'tóxicos', que ascienden a 85.000 millones de euros, lo que supone la primera vez que una entidad germana utiliza la figura del 'banco malo' como respuesta a la crisis financiera, según informaron el banco y el Fondo de Estabilización de los Mercados Financieros (SoFFin). Según los planes divulgados por la entidad germana, WestLB depositará en un primer momento en este 'banco malo' activos por importe de 6.000 millones de euros y agregará el resto de los activos previstos antes del próximo 30 de abril de 2010.