El Banco de Industria Alemán (IKB) lastró a finales de 2008 los resultados del Banco estatal de Crédito para la Reconstrucción y el Desarrollo (KfW), que sufrió una pérdida de 1.800 millones de euros pese a su venta casi completa en verano. El presidente del KfW, Ulrich Schröder, adelantó a la revista "vdi nachriechten" que la entidad sufrió en 2008 una pérdida por encima de 1.800 millones de euros (2.430 millones de dólares). Schröder añadió que "el cuatro trimestre fue el mejor de 2008" desde el punto de vista operativo pero que tuvieron que llevar a cabo notables provisiones para riesgos. El KfW dará a conocer sus resultados de 2008 el próximo 27 de marzo. A finales de agosto de 2008, el KfW vendió al inversor estadounidense Lone Star su participación del 90,8 por ciento en el IKB.