El Banco de Inglaterra ha ofrecido inyectar unos 6.500 millones de euros en fondos adicionales en los mercados monetarios la próxima semana. El banco emisor recurrirá a esa medida si los tipos de interés diarios en el mercado interbancario permanecen altos. La Asociación Británica de Banca ve con buenos ojos la decisión del Banco de Inglaterra, mientras que algunos banqueros del sector privado en Londres insinúan que la propuesta es muy tímida dada la parálisis que sufre el mercado monetario.
La decisión del banco emisor británico contribuyó a reducir el miércoles el tipo de cambio diario en libras esterlinas hasta el 5,9 por ciento frente al 6,11 por ciento del martes. Una decisión que se toma a la par de la del BCE, entidad que inyectará este jueves más liquidez adicional en el mercado de dinero del euro, debido al aumento de la volatilidad. Según el diario Financial timesEsas maniobras de los bancos centrales coinciden con la evidencia de que la crisis crediticia podría estar afectando a la economía estadounidense. La demanda de viviendas en Estados Unidos cayó fuertemente a su mínimo en seis años el pasado mes de julio debido a las mayores dificultades para obtener créditos. Los analistas esperaban una caída del 2 por ciento, pero las ventas de viviendas en aquel país descendieron el 12,2 por ciento en julio.