Los pequeños y medianos bancos españoles podrían necesitar una intervención del banco central pero las grandes entidades gozan de buena salud, dijo el gobernador del Banco de España, Miguel Angel Fernández Ordóñez. Los bancos españoles deben ser competitivos, agregó Fernández Ordóñez durante una intervención ante una comisión parlamentaria. Por otra parte, el gobernador indicó a periodistas tras la intervención que el número de bancos españoles debería reducirse en el futuro.