El Banco de Inglaterra teme que la crisis crediticia haya entrado en una nueva fase de mayor gravedad, según informa el Financial Times sin citar fuentes. El diario destaca que los bancos británicos tomaron medidas el miércoles para aumentar sus instrumentos de crédito con el banco central y aislarse así de otro pánico en el sector.