Tal y como se esperaba, el banco de Inglaterra ha decidido subir el precio del dinero en el Reino Unido hasta el 5,5 por ciento. Se trata de su mayor nivel en 6 años.
Los analistas no dudaban desde hace semanas de que el Comité de Política Monetaria del banco emisor llevaría cabo esta medida para controlar la inflación, después de que ésta subiera por sorpresa en marzo hasta el 3,1 por ciento, el peor dato en 10 años.