El Banco de Inglaterra ha elevado en un cuarto de punto los tipos de interés, hasta el 5,75 por ciento, con lo que el precio del dinero se sitúa en Reino Unido en el nivel más alto en seis años. Con esta decisión, la máxima entidad monetaria del país trata de controlar las tensiones inflacionistas.